top of page

Falleció Oscar Arismendy, colaborador de Historias Contadas




La Revista Historias Contadas lamenta informar el fallecimiento de Oscar Ignacio Arismendy Tobón, colaborador durante 13 años, quien escribía en la sección "Reflexiones". A sus familiares y amigos enviamos un mensaje de solidaridad. Mañana miércoles 24 de enero serán las exequias en Campos de Paz de 3 a 5 p. m.

A continuación publicamos su último texto escrito para la revista:


SER PARA SER

Por Oscar Ignacio Arismendy Tobón

 

No soy “Yo” hasta que no descubra que es lo que quiero. Seré yo, cuando ya sé quién soy.



Si no nos interesamos en buscarnos y solo esperamos que nos encuentren, seguiremos perdidos; recogiendo las migajas que encontremos, porque no plantamos para recoger nutritivas y satisfactorias cosechas.


Nos despojamos del YO y de nuestro  autocontrol, perdiéndonos aún más; porque nuestro cuerpo está acá y nuestra mente dispersa.


Anhelamos llegar sin haber partido y deseamos estar sin haberlo intentado siquiera. Llegamos voluntarios a la tierra de las lamentaciones, después de haber pasado por el paraíso de las oportunidades al cual miramos con desdén.


Nos creemos los supremos que todo lo merecemos. Pero, no buscamos, solo esperamos y que todo se nos haga fácil, convirtiéndonos en dependientes crónicos sin: responsabilidades, sacrificios ni obligaciones con nosotros mismos, ni con nada ni nadie.

Cuántos poseemos todos los medios a nuestro alcance, pero preferimos seguir apegados a nuestros temores prefabricados, dudas y faltos de decisión, convirtiéndonos en carceleros de nuestra propia cárcel.


Los errores son la mejor enseñanza, ellos nos gradúan en: experiencia, conocimiento y razonamiento. Si los desconocemos, ellos sí nos reconocerán y permanecerán con nosotros minimizándonos, haciéndonos de lo poco nada. Todos tenemos derecho a equivocarnos y en realidad nos ha sucedido. Pero, también tenemos el deber de corregirnos, de reconocer nuestras falencias, errores, fallas y luchar arduamente por superarnos; para un día llegar a ser lo que habíamos programado. Pero con inteligencia, positivismo, tesón, honradez, responsabilidad y sacrificio.


Si nos negamos a reconocernos, autoevaluarnos y a querernos en la medida precisa, estaremos caminando sobre nuestras propias y repetidas huellas, sin encontrarnos con el yo que necesitamos urgente.


No puede ser grande, aquel que a pesar de serlo se siente pequeño y con sus actitudes se desvanece. No puede ser pequeño, aquel que a pesar de serlo se siente grande; y con su fe, constancia, perseverancia y honestidad se acredita.


Si te crees, puedes llegar a ser. Si dudas, te quedarás con las intenciones y miedos. Pero cuidado, no nos quedemos en la creencia, en la intención. Vamos más allá, que allá está nuestro ser para ser.


Encontrémonos con nuestro ser y no permitamos que se nos oculte, para que vivamos a conciencia limpia y pujante y no, inconscientemente, con ligeros impulsos y sin ninguna planificación.

256 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page