Tertulia musical virtual “Artistas: memorias para la esperanza”. Los Auténticos del Ritmo



Por Carlos E. López Castro


INTRODUCCIÓN

Aunque algunos géneros musicales se han transformado y han surgido otros nuevos, podríamos asegurar que algunas costumbres musicales aún se mantienen como es el caso de escuchar una serenata o disfrutar de música que se escuchó en el siglo pasado.

Algunos músicos y compositores que le cantaban a la transición entre lo rural y lo urbano y que vivieron, en Medellín y en Antioquia, entre las últimas décadas de siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, fueron Pelón Santamarta, Germán Benítez Varón, Adolfo Marín, Jesús Arango el “Manco”, Manuel Ruiz el “Blumen”, Eusebio Ochoa, Carlos Vieco Ortiz, León Zafir, Tartarín Moreira.


De la misma forma, hoy existen músicos con ese canto bucólico y del recuerdo que han vivido entre las últimas décadas del siglo pasado y dos décadas del presente siglo. Entre muchos otros, está el Trío Los Auténticos del Ritmo, que a diario alegran el caos urbano con su música popular desde el Parque de Berrío y El Dueto Remembranzas con varios reconocimientos y muchos años de experiencia musical.


LOS MÚSICOS Y SU VIDA

En la tertulia musical, virtual, “Artistas: memorias para la esperanza”, que hace parte del proyecto que la Fundación Historias Contadas ganó en la convocatoria “Comparte lo que somos”, del Ministerio de Cultura de Colombia, dialogamos con ellos. Esto nos contaron sobre su vida musical antes y durante la pandemia generada por el covid-19. Teniendo en cuenta que nuestra fundación valora la memoria oral como parte de nuestra cultura, veamos lo que dijeron de forma textual:


Historias Contadas: ¿En cuál municipio nacieron y como fue esa infancia?


Darío García: “La infancia mía empezó por allá en el campo. Las raíces de nosotros han sido netamente campesinas, yo soy de Santa Bárbara, muy cerquita de Medellín. Los principios musicales míos fueron a la edad de 14 años. No empecé con la guitarra, yo empecé con el güiro, ese fue el primer instrumento que yo aprendí a manejar. A partir de ahí, me fui concentrando en lo que me gustaba porque me encantaba la música. Uno desde niño lleva la música en la sangre. A los 17 años me metí al requinto, y a partir de ahí, hasta hoy. Prácticamente, con lo que me gusta, aunque tuve una ausencia de 10 años y casi dejo la música. A uno lo que le gusta, le gusta. Creo que es muy difícil que uno deje lo que le gusta, así de la noche a la mañana. Cuando arranqué de nuevo, arranqué con más ganas. Hace 11 años que estoy viviendo de la música”.

Nazareno de J. Madrigal: “Nací en Santa Rita, vereda de Ituango. La infancia mía fue cuando aprendí a tocar guitarra, fue en el campo, volteando la tierra. Nos tocó muy duro como campesino. Después, me metí a la música y a aprender a tocar guitarra, a la edad de los 18 años en adelante. La infancia mía fue esa. Ya llevo 35 años viviendo de la música, acá en Medellín”.


Gustavo Cano: “Yo nací en la ciudad de Pereira. Desde la infancia me ha gustado la música. Yo empecé desde pequeño tocando guitarra. Con el tiempo, me fui metiendo a los grupos de música de carrilera, duetos de mujeres. Fuimos trabajando así en grupos de cinco instrumentos. Cuando la música de carrilera ya estaba muy descontinuada, seguí hasta que me junté con los compañeros y formamos el grupo de hoy que tocamos allá en el parque de Berrío”.


Historias Contadas: ¿Cómo fue esa vida musical antes de la pandemia?


Darío García: “Antes de la pandemia teníamos una vida muy normal. A pesar de que vivimos del día a día, y de recibir las inclemencias del sol y el agua, siempre era difícil, pero a pesar de todo eso, nosotros siempre insistimos ahí. Mal tampoco nos iba porque teníamos un sustento de alguna manera asegurado. Unos días buenos, otros regulares, pero no nos fallaba el pesito para el sustento”.


Nazareno de J. Madrigal: “Yo en el tiempo que llevo de haber llegado al parque Berrío fue hace unos 45 años y cuando vine aquí, no había metro y no había nada, era un espacio distinto. Llegué y comenzamos a trabajar en los buses, a tocar guitarra en los buses, para conseguir el sustento para la casa, cuando eso yo pagaba arriendo acá en el centro. Me tocaba trabajar y pagar todos los días hotel ahí, esa fue la cuestión mía. Después, me fui encontrando con los compañeros, y llegue a un punto de trabajar en una heladería por el barrio La América, trabaje 8 años ahí. Después, nos trasladamos a Guarne, allá trabajamos 7 años más en el estadero. Yo me retiré de allá y hemos estado por la calle a lo que podemos conseguí y la gente nos da a nosotros para el sustento”.


Gustavo Cano: “Yo hace 40 años trabajo en la música. Luego, los grupos, y el trabajo se fueron mermando. Después, me invitaron los compañeros a unirme y ahí vamos, ahora en la pandemia vamos para 5 meses económicamente mal”.


¿Cómo ha sido la vida en la época de pandemia?


Darío García: “Después de eso, la cosa se nos volvió un poco más crítica, porque hace 5 meses que estamos nosotros relegados a estar encerrados y uno que vive de la música y vive de lo que nos da la mente y la mano, nos perjudica demasiado. Nos tiene muy perjudicados la pandemia. En estos momentos tenemos muchas prioridades que no hemos podido cumplir debido al problema, lo único que yo quisiera hacer mención es que los que están encargados de manejar la situación o de espacio público o la alcaldía o gobernación, nos den una manito, porque de verdad que la estamos necesitando mucho. La vida se nos dividió en dos porque antes de la pandemia vivíamos una vida muy normal, nos conseguíamos la comida y después de ahí para acá, de estos 5 meses que pasamos, ha sido ratos de sufrimiento y amargura como dice el tema, porque nosotros a partir de ahí que nos quedamos aislados del trabajo, no pudimos volver a trabajar el parque, se nos acabó el trabajo, pasamos a un segundo lugar y hoy en día pues la necesidad esta sobre nosotros porque no tenemos recursos directamente”.


Nazareno de J. Madrigal: “Lo que decía el compañero, esta cuarentena nos ha tenido muy mal, nos hemos visto en crisis en la casa que no hemos tenido ni un peso para comida, ni para ir a un centro de salud, esta crisis nos ha tenido muy apretados”.


Gustavo Cano: “Estamos esperando que esto se normalice para ver si seguimos trabajando y que nos dejen trabajar, porque hasta el momento no nos ha resultado nada de trabajo, entonces estamos sin saber qué hacer”.


¿Alguna anécdota buena o quieren enviar un mensaje de esperanza a quienes escuchan la música de ustedes tan alegre?


Darío García: La anécdota alegre es que uno vive muy contento porque prácticamente ahí hemos conocido mucha gente. El parque Berrío que hace que estoy ahí, hace 11 años, ha sido una vitrina para mí y para el grupo. Tengo mucho que agradecerle al parque. Hay que decirle a los compañeros y a los que trabajan ahí que luchemos por el parque, que no dejemos acabar. Ojalá los que tiene la administración del parque y de las calles que en vez de estarnos persiguiendo, discriminados, que antes nos apoyen y que estén con nosotros, el grupo ahí estamos para el que nos quiera contratar y tener en sus casa en vivo. Mi número personal es el 312 733 62 09. Yo le puedo decir al público que me está escuchando es que siempre sigamos adelante tengamos fe en dios y la virgen que son los que nos protegen en todo momento y que en este momento estamos un poco apretados pero como dicen por ahí, Dios apreta pero no ahorca”

Nazareno de J. Madrigal: “Lo que me ha parecido a mi alegre en el año ha sido el público y la gente, con el problema de esta cuarentena es lo que nos saca de ahí, pero yo nunca había salido del parque Berrío. Ese ha sido el lugar donde hemos llegado todos, de ahí es donde nos han contratado a varios eventos, cumpleaños. No abandonar el parque Berrío para nada. Un saludo especial para todos y el mensaje que yo les mando es que echemos hacia adelante, dios siempre nos ayuda con todo el ánimo, Dios está arriba y nos soluciona todo”.

Gustavo Cano: "La alegría de nosotros es cuando llegamos a trabajar que ya tenemos muchos seguidores del grupo Los Auténticos de Ritmo, llegamos y la gente nos va pidiendo cada cual su disco y nosotros los complacemos y nos sentimos muy alegres porque vemos la alegría de ellos también al gustarle el grupo de nosotros. Yo les digo a todos que no nos estresemos mucho, tengamos esa esperanza de que esto se va a acabar y sí podemos seguir adelante, aunque nos esté afectando mucho la pandemia”.


Para escuchar su música, ver el video en: https://www.facebook.com/Historias.Contadas/videos/1191794047846684


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

VISÍTANOS:

Medellín

Carrera 43 # 50-71,

of. 202, Edificio Santa Elena. (Girardot con Colombia)

Todos los derechos reservados: Fundación Historias Contadas Comunicaciones

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

LLÁMANOS:

300 343 57 66

E-MAIL:

historiascontadas9@gmail.com

Ver todas las páginas en:

https://es.calameo.com/account/book