Un libro necesitó 27 años para transitar victorioso su camino


Foto: Portada del libro. Óleo sobre lienzo del pintor Elías Ospina, homenaje a los pescadores del río Magdalena
Fuente: Carlos Arturo Cadavid V.
El 15 de junio de 1994 empezó su viaje mi primer libro, Rumor de río, una recopilación de escritos publicados en El Pequeño Periódico, correspondientes al periodo de Magangué (1982-1990). Con un prólogo del cual me enorgullezco, escrito por el editor y periodista Juan Leonel Giraldo. Hoy, 30 de agosto de 2021, es decir, casi tres décadas después de publicado, tuve la suerte de que un lector amigo, Manuel Cadavid, de La Ceja (Antioquia), me comprara el último ejemplar de los dos mil que constituyeron el tiraje de esta primera edición, impresa en los talleres de Impresos Begon, en la Calle Perú con Córdoba, de Medellín.
El libro lo preside un pescador pintado al óleo sobre lienzo por Elías Ospina (Sonsón 1933-Medellín 2013), homenaje a los pescadores del río Magdalena. Ospina hizo parte de la gesta de los descalzos del Sur de Bolívar.
El epígrafe es un fragmento de De la risa y el olvido, de Milan Kundera:
“Para liquidar a las naciones, lo primero que se hace es quitarles la memoria. Se destruyen sus libros, su cultura, su historia. Y luego viene alguien y les escribe otros libros, les da otra cultura y les inventa otra historia. Entonces la nación comienza lentamente a olvida lo que es y lo que ha sido. Y el mundo circundante olvida mucho antes…”.
Los entresijos del libro contienen reportajes como “Chambacú, la historia la escribes tú” y “Para que nunca más se olviden de mí”, ambos sobre Totó La Momposina. “Un monstruo a punto de ahogarse”, que recrea un viaje en el ferry entre Magangué y Mompox entre los ríos Magdalena y Chicagua. “El perseguidor de la utopía”, entrevista con Alberto Moreno, fundador de un partido revolucionario en el puerto de Magangué. “Nañe, el hombre que voló”, la historia del legendario arquero de Magangué que se elevaba para atrapar el balón. “Sembrar de nuevo”, entrevista en la Serranía de San Lucas con el valiente líder de una cooperativa campesina. Incluye ensayos sobre los periódicos culturales de provincia y su aporte al patrimonio histórico y cultural de las regiones.
Rumor de río es la primera selección de los innumerables artículos periodísticos que escribí durante aquella década en la región Caribe. La segunda selección corresponde a Navegantes de la utopía, publicada en 1997.
Me enorgullece ver que el libro ha recorrido su camino victorioso sin perder vigencia, corroborando la formidable batalla que las comunidades de nuestro país desarrollan sin tregua por existir con dignidad.
Ojalá en un futuro próximo, Rumor de río renazca en una nueva travesía para aquellos que me han expresado su deseo de volver a leerlo.
Sí, se necesitaron 27 años para que sucediera este “milagro editorial” de chispa lenta y resistencia larga.
Entradas destacadas