top of page

Avenida Orienta: de calle empedrada a eje de polución 


360° de la Avenida Jorge Eliécer Gaitán, más conocida como Av. Oriental al cruce con La Playa. Foto: Carlosé, 2024.

Vemos a la izquierda de la foto la estrecha carrera 46

la Palencia 2, luego conocida como San Félix, hoy Avenida Oriental

 

Por Carlos E. López Castro

 

En 1973 se inició la construcción y ampliación de esta importante avenida perteneciente al anillo vial de Medellín. Antiguamente tuvo nombres -en algunos trayectos- que para muchas personas hoy son desconocidos: La Palencia 2, calle La Unión Fraternal, San Martín, San Félix y Caldas. Hoy casi nadie la conoce con su verdadero nombre: Avenida Jorge Eliécer Gaitán.


En la nomenclatura del año 1800, la carrera 46 tenía el nombre de La Palencia 2, desde la calle Colombia (50) hasta la calle Maturín (46). En el libro Cronicones e historias del Medellín Antiguo, su autor escribe: “Esta calle recibió el nombre de La Palencia 2, debido a la circunstancia de correr en cauce destapado por dicha calle entre Ayacucho y Bomboná la quebrada La Palencia, uno de los riachuelos más temidos en los inviernos por las gentes de la población. La calle El Palo, era la Palencia 1 y recibía por la misma causa, dicho nombre”. Años después, en 1870, ese mismo sector ya figuraba con el nombre de San Félix, que ya iba hasta San Juan (calle 44) y al cruce con la calle Maturín tenía fuente de agua pública. El nombre de San Félix trae a la memoria la batalla del día 11 de abril de 1817, librada en territorio de Venezuela”.


La Unión Fraternal se denominó a la cuadra comprendida entre La Playa y Maracaibo. El nombre de San Martín correspondía al sector cerca de la carrera Ecuador, para rendir tributo al General José de San Martín, nacido en Yapeyú, pueblo de la provincia de Buenos Aires, Argentina.


Cuenta don Ricardo Olano en sus memorias al hablar de La Playa que “De Sucre hacia arriba hasta La Unión se amplió en este año de 1934 en tierras del Dr. Ricardo Uribe Escobar, y del Dr. Braulio Mejía (en las primeras se están construyendo ahora tres hermosas residencias, una del Dr. Uribe Escobar y dos de Félix de Bedout e hijos”.


Con respecto a la cobertura de la quebrada Santa Elena, escribe Olano en sus memorias que en 1940 fue cubierta la quebrada desde la calle Sucre (47) hasta La Unión. El gasto de la cobertura fue hecho por los vecinos y el municipio asfaltó la avenida.

 

Otra parte que era sólo de una cuadra llevaba el nombre de Caldas, en honor a Francisco José de Caldas, botánico y naturista que estuvo dedicado a la ciencia en Colombia.

En el directorio telefónico de 1975 la carrera 46 figuraba con los nombres: San Félix, Caldas, La Unión, San Martín.


En lo que hoy conocemos como Avenida Oriental, en el medio, estuvo antiguamente la casa donde nació el ex presidente Mariano Ospina Pérez (esquina de La Playa con La Unión).


Es importante recordar que entre las principales construcciones de valor arquitectónico e histórico estuvo el Palacio Arzobispal que inicialmente fue construido por Coriolano Amador como casa para su hijo José María Amador, frente al puente de Mejía (hoy Avenida Oriental), obra del arquitecto francés Carlos Carré. Esa fue una de las cinco casas más espaciosas de Medellín a principios del siglo XX, después, en otra época, estuvo el Palacio Arzobispal y terminó siendo sede del Sena hasta ser demolido para la construcción del edificio Vicente Uribe Rendón, en la esquina nororiental de la Av. Oriental con La Playa. Aún hoy, muchas personas se preguntan cómo se pudo borrar de tajo la memoria histórica y arquitectónica de una ciudad. El recuerdo queda en las fotos antiguas y en un mural dibujado en la misma Avenida Oriental con Caracas, por el maestro Lalinde, donde plasma la fachada de dicho palacio.


La única reliquia del patrimonio arquitectónico e histórico que se conserva es la iglesia San José.

 

IGLESIA SAN JOSÉ

Está situada en la Avenida Oriental esquina con la calle Ayacucho. Allí se construyó una de las primeras y pequeñas iglesias de paja dedicada a San Lorenzo. En 1845 se construyó una iglesia más sólida. Entre 1881 y 1883 se construyó la parte posterior de la iglesia actual. En 1892, el cura Jesús María Marulanda decidió mandar a revisar la madera del armazón de la iglesia, y así surgió la idea de dar mayor elevación a los muros. El plano, sin ningún costo, fue realizado por el arquitecto francés Carlos Carré. Tal como lo explica don Isidoro Silva en su primer directorio general de la ciudad de Medellín: “El 15 de junio de 1893 principiaron los obreros la demolición de los techos y la primera piedra de la torre fue colocada el día 7 de agosto de 1896, para reedificar, con las limosnas, la torre central de la Iglesia parroquial dedicada al santo patriarca de San José”. El nuevo templo se inauguró solemnemente en mayo de 1902. En la obra también participó el padre salesiano Félix Pereira, arquitecto nicaragüense, quien lo diseñó aprovechando detalles hechos por Carré. Entre 1920 y 1928 el arquitecto belga Agustín Coovaerts reformó la torre hasta dejarla como la vemos hoy.

 

Las imágenes, arte religioso, alhajas, altares y algunos muebles pertenecientes a las capillas de San Francisco y San Lorenzo (demolidas) pertenecieron en adelante a la nueva Iglesia de San José.


Entre las obras más importantes están: el cuadro del primer Patrono que tuvo Medellín, San Lorenzo. El cuadro de Francisco Antonio Cano “Bautismo de Jesús” y el gran retablo de San José patrono de la parroquia. La pila ubicada en el atrio de esta iglesia es obra del maestro Francisco Antonio Cano y fue financiada por la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín.

 

LOS ÚLTIMOS AÑOS

En la época comprendida entre 1969 y 1971 la oficina de Planeación Municipal de Medellín realizó el “Estudio básico para el plan vial de Medellín”, que incluyó, entre otras, la construcción de la Avenida Oriental, carrera 46, y su giro en anillo por la calle 58 (Echeverri), con vía libre deprimida, que enlazaba el puente Toro Ochoa.


La construcción de la Avenida Oriental iniciada en 1973 causó mucha polémica. En el sector de la Avenida Echeverri, el barrio Prado fue uno de los más perjudicados, según cuentan algunos habitantes, “fue como un muro que se nos hizo” porque muchos sintieron como si les cortaran el cordón umbilical acostumbrados a estar conectados al único y más cercano parque, el de Bolívar, y su Catedral Metropolitana. Además, se demolieron casas de valor arquitectónico.


Hoy la Avenida Oriental es uno de los sectores más contaminados de Medellín por el flujo automotor que en muchos momentos del día se vuelve insoportable para conductores y peatones. A cambio de árboles y jardineras para menguar el duro cemento (del separador de carriles) fueron construidas pirámides en cemento, una de las obras que causó opiniones diversas a favor y en contra de la administración municipal del alcalde Sergio Fajardo.

--

Bibliografía:

Cronicones e Historias del Medellín Antiguo.

Primer Directorio General de la Ciudad de Medellín.

Planeación Municipal de Medellín.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.
bottom of page