top of page

Celebrando la utopía lingüística: Una reflexión en el Día del Idioma



Por Luis Fernando Gil Monsalve


El 23 de abril nos invita a rememorar la importancia del idioma en nuestras vidas; no solo como medio de comunicación, sino como un reflejo de nuestra cultura, historia y aspiraciones. En este día, resonamos con las palabras del ilustre Miguel de Cervantes Saavedra, quien en su obra maestra, "Don Quijote de la Mancha", nos sumerge en un mundo donde la utopía y la realidad se entrelazan en un baile eterno". Es en estas páginas donde encontramos la esencia misma de la lucha por ideales, representada en frases que trascienden el tiempo y el espacio.


Cervantes, en su genio literario, nos regala perlas de sabiduría que resuenan aún en nuestros días. Sus palabras nos recuerdan que "el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho", instándonos a explorar los confines del conocimiento y la experiencia. En cada frase, en cada capítulo, se vislumbra la búsqueda incansable de la verdad, la justicia y el sentido en un mundo que a menudo parece absurdo y contradictorio.


Pero no solo de Cervantes se nutre nuestra reflexión en este día. En el vasto océano de la literatura hispanoamericana, encontramos voces que resuenan con fuerza, entre ellas la del poeta Gabriel Celaya. Este poeta, con su pluma aguda y comprometida, nos recuerda que "la poesía es una arma cargada de futuro", invitándonos a pensar en el poder transformador de las palabras, en su capacidad para iluminar senderos de esperanza y cambio en medio de la oscuridad.


Desde los espacios políticos, esta reflexión cobra una relevancia aún mayor. En un mundo donde las palabras son a menudo tergiversadas, instrumentalizadas o incluso silenciadas, el Día del Idioma nos insta a defender la integridad del lenguaje como herramienta de diálogo, entendimiento y construcción colectiva. Como bien señala Juancho Muñoz: "La diversidad lingüística es un patrimonio invaluable que debemos proteger y promover en todos los ámbitos de nuestra sociedad".


En esta celebración del idioma, no podemos obviar la responsabilidad que recae sobre nosotros como guardianes de la palabra. Es nuestro deber velar por su pureza, su accesibilidad y su capacidad de expresar la riqueza y la diversidad de nuestras culturas. Solo así podremos honrar verdaderamente el legado de Cervantes, de Celaya, Roque Dalton y de incontables otros escritores que, con sus letras, han tejido el tapiz de nuestra identidad lingüística y cultural. Que en este día renovemos nuestro compromiso con la palabra, con la utopía de un mundo donde la comunicación sea siempre un puente hacia la comprensión y el progreso

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page